Recuerdo un juego de fútbol que me gustaba mucho, el SuperStar Soccer, con su maravillosa paleta CGA de 4 colores. El juego en cuestión tenía varias características novedosas y ciertamente atractivas. Quien haya jugado alguna vez recordará las chilenas :). Jugaban seis contra seis, y podías manejar al portero (durante todo el partido, claro), o al delantero, o/y ser el entrenador donde elegías las estrategias de ataque y defensa adecuadas al partido. Podías comprar jugadores, crearlos (con un coste elevado) y comprar el equivalente a una preparación física adecuada. Los jugadores cumplían años y se cansaban y lesionaban más cuantos más años cumplían. Tan real como la vida misma. Jugabas liga (cuatro divisiones) y copa.

Y, por encima del resto, tenía un par de características que me sorprendieron mucho. La primera, más normal, era que si interrumpías el juego (si el ordenador se apagaba, o tenías que reiniciar), automáticamente habías perdido el partido. No había posibilidad de recuperarlo (bueno, sí, lo típico era hacer una copia de los ficheros y, si terminabas el partido, recuperabas la copia, pero esto en un 8086 era bastante molesto; quizás, ahora con el dosbox sea más fácil).

La segunda característica que me maravilló fue que, al contrario de lo que ocurría con el resto de juegos deportivos y de estrategia, cuanto mejor era tu equipo, menos dinero conseguías para el año siguiente. De hecho, si ganabas el campeonato y la copa, no te daban ni un euro para el año siguiente, así que los jugadores cumplían años, tenías el equipo más viejo y tarde o temprano lo pagabas con un descenso. Este sistema me gustó mucho porque si realmente eres el mejor, ¿para qué te dan mayores premios? Es una idea brillante para equilibrar el campeonato y hacer que sigas jugando. Antes de sacar el tema de la entrada, y antes de que alguien diga pero si a ti no te gusta el fútbol, me defenderé diciendo que tampoco me gusta matar y juego al Doom;).

Hay un tipo de crecimiento fractal muy relacionado con el movimiento browniano denominado Agregación Limitada por Difusión (en adelante, DLA). Os lo explico con un ejemplo: Tenemos una superficie plana, una línea horizontal vacía. Desde arriba vamos a ir lanzando pequeñas partículas que van bajando con un movimiento aleatorio de izquierda a derecha. Si la partícula llega hasta la línea, se queda pegada en el suelo. Si durante su descenso se tropieza con otra partícula se queda pegada a ésta. Si tiramos suficientes partículas, las agrupaciones que tengan un mayor número de elementos, serán las que sobresalgan y las que atrapen a la mayoría de partículas que caigan. Os pongo un vídeo: DLA ¿Lo véis? Las ramificaciones más grandes atrapan a las partículas, y van quedando huecos entre ellas porque ya no hay partículas que lleguen al fondo.

Un poco de paciencia, que ya casi estoy llegando a lo que quería decir :).

En Internet, y en el Mundo Real, hay muchas listas de éxitos, o de vota a tus favoritos. Por ejemplo, un par de periódicos on-line tienen concursos de micro-relatos que envían los lectores y que, a su vez, pueden votar. Los micro-relatos mejor valorados aparecen en portada. Esto implica que la gente mayoritariamente leerán los mejor valorados y votarán sobre el subconjunto de microrelatos que sobresalen al resto. Una vez que los subconjuntos mejor valorados están arriba, es casi imposible para otro micro-relato nuevo que pueda llegar al conjunto de los elegidos, puesto que la gente-partícula se pega a las agupaciones mejor-valoradas. ¿Véis la relación? Hay muchos ejemplos de estos desequilibrios en la red. Observad, aprended y, si alguno os parece interesante, comentarlo.